viernes, 21 de octubre de 2011

Guía rápida de las fibras textiles (XII)

EPÍLOGO

Ante el inesperado interés despertado por nuestra pequeña guía –no queremos dejar pasar la ocasión sin agradecéroslo– pensamos que tal vez este capítulo que en su momento escapó a nuestra clasificación podría resultaros al menos curioso ...ya veremos qué nos depara el futuro.

Retomamos nuestra Guía rápida de las fibras textiles para hablaros de una fibra natural de origen vegetal. Aunque un tanto olvidada en los últimos tiempos, tiene un larguísimo recorrido histórico, y parece ahora volver a cobrar nuevo auge. Se trata, aunque parezca mentira, de la ortiga.

Ya los restos arqueológicos encontrados en Dinamarca y Gran Bretaña de la época del Neolítico demuestran que se utilizó para la elaboración de cuerdas y paños. Más adelante, pasado el Medievo se aplicó a la fabricación de redes de arrastre para pescar. Y en Escandinavia y Escocia se empleó en tejidos para prendas de vestir hasta el siglo XIX. Incluso parece ser que el mismísimo Napoleón vestía con fibra de ortiga. Posteriormente, en la I Guerra Mundial, ante la escasez de algodón (que requería agua y fertilizantes) los alemanes se ven obligados a utilizarla para la confección de sus uniformes. Y exactamente lo mismo ocurre después, en la segunda contienda, con el ejército británico... A día de hoy en países como Nepal, Irán, Irak o la India se sigue utilizando para hacer un tejido ligero y suave con una consistencia similar a la muselina...

El tratarse de un cultivo rápidamente renovable y económico, que no requiere muchos cuidados –ya que la ortiga repele de por sí sola pestes y plagas– hace que haya sido tomado de nuevo en consideración en países como Alemania. El proceso de extracción de la fibra es totalmente natural y mecánico (resumiendo en muy pocas palabras, al dejarse la planta en maceración, las bacterias se encargan de liberar las fibras). Se obtiene un hilo de unos 4m por planta. El tejido resultante, de características similares al lino o el cáñamo es además de sostenible, suave, resistente, ligero y absorbente.

Foto: foodswild.com

6 comentarios:

  1. Vaya, yo conocia las virtudes de la ortiga para el huerto, pero no sabia que era una fibra téxtil. Menuda planta tan interesante. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este blog y tus amplios conocimientos de los temas que tratas, aprendo un montón. Besos

    ResponderEliminar
  3. Sorprendentes las posibilidades de la ortiga, ¿verdad?
    ...También a nosotros nos encanta que participéis con vuestros comentarios, este blog lo hacéis también vosotros. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué interesante!. No tenía ni idea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. MUy interesante tu blog,te sigo!!!!
    Un beso!!!
    http://conelarmariolleno.blogspot.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...